Ir a WEB OW
Twitter Linkedin
Sugerencias
jaulaow@ottowalter.com
Bloguería de Paco Muro

¡YA TENGO GANAS DE VOLVER A TRABAJAR PARA “DESCANSAR” DE TANTO DESCANSO!

Quizás algunos ejecutivos hagan este comentario a finales del verano, cuando acostumbrados a la vorágine diaria empiecen a padecer el “estrés de no tener que hacer nada”.

 
 

 Los directivos y los profesionales proactivos nos caracterizamos por estar orientados claramente a la acción, a estar permanentemente lanzando cosas, gestionando varios proyectos, preparando otros nuevos, visualizando posibles mejoras, etc. ¿Y qué ocurre en vacaciones? Al principio se disfruta del efecto “puente”, que viene a ser la sensación de descanso y placer que se siente al tomar unos ansiados días de reposo. Pero tras la primera semana entra una extraña sensación: “Me siento raro, esto está durando demasiado, ¿qué hago yo sin hacer nada?”. Algunos logran justo en ese momento la verdadera desconexión emocional con el trabajo, consiguen olvidarse completamente de los asuntos profesionales y disfrutan del maravilloso privilegio de permitirse el lujo de perder el tiempo, porque NO TIENES nada que hacer. ¡No hay plazos de entrega, ni agenda, ni llamadas pendientes, ni reuniones! ¡Puedo bajar a la playa a la hora que quiera, o no bajar! Comeré cuando tenga hambre y sin tener que tratar ningún asunto, y si me da la gana me tomo una cervecita antes, o después,... Eso de poder hacer sólo LO QUE QUIERES hacer sin nada del tener que hacer es la mejor terapia para el directivo.

Pero no todos son capaces. El síndrome de abstinencia de la hiperproactividad se apodera de algunos y pronto se conectan a internet, envían emails o consultan su móvil o tablet una y otra vez, hacen llamadas profesionales y mantienen el contacto con la oficina para ver cómo va todo. Y los de la oficina no tienen más remedio que reírse del pobre directivo que cree que si no está el mundo se para.

Hay ejecutivos que mientras están descansando hacen ejercicio mental de mantenimiento empresarial, para no perder ritmo. Son los que observan el chiringuito mientras están en la tumbona y piensan: “Mírale, si estuviera más pendiente del cliente podría vender mucho más. Debería tener a otro en la barra para ganar en agilidad. Además si añade unas tapas a su oferta sacaría más rentabilidad. Por no hablar del espacio muerto que tienen en el lado derecho, donde podría poner un toldo con unas mesitas. Calculo que asumiendo un coste entre fijo de X y un variable de Y podría sacarle fácilmente un 20% de margen…”. Vamos, que estaría dispuesto a amargarle la vida al del chiringuito, que vive tan feliz con unos meses de temporada alta y el resto del año tumbado a la bartola sin complicarse la vida.

Pero tan sólo es un entretenido ejercicio mental para mantenerse en forma. Otra fórmula es aprovechar el sosiego estival para desarrollar la faceta intelectual y aprovechar para leer temas variados sobre management, empresa, finanzas o el sector. O para escribir, pues sentado en una mesa a la sombra con el portátil se consigue el entorno ideal para poner por escrito multitud de ideas, proyectos, preparar el nuevo plan de acción, una reorganización de la empresa, revisar la Misión o analizar los datos de los últimos años. Es decir, dedicarnos a eso que tanto deseamos cuando nos desborda el día a día: PENSAR. Pensar sobre temas de la empresa o de la vida con calma, pudiendo dejar enfriar una idea y retomarla después del chapuzón, o a la mañana siguiente, con la mente de nuevo abierta y despejada.

Así que en vacaciones a desconectar tranquilos, y relajaros, porque a los ejecutivos nos va la marcha, lo llevamos dentro, y nos costará bastante pasar a modo “tranquilidad”, y muy poco volver a estar a tope a la vuelta. A algunos desde el primer día ya se le estará “pidiendo el cuerpo” un poco de acción y estrés. Pero ojo, hay que tomarse muy en serio eso de descansar, porque ¡El equipo, tu talento, y los retos que vienen, nos necesitan despejados y recargados!

Facebook Recomendar


COMENTAR ESTE ARTÍCULO
Iniciar sesiónIniciar sesión RegistrateRegistrate
No hay comentarios publicados



© Otto Walter 2017 · Todos los derechos reservados

 
© Otto Walter 2017 · Todos los derechos reservados